Música y claveles

El ministro Gallardón quiere retirar la nacionalidad a aquellos inmigrantes que participen en escraches o en manifestaciones antidesahucios. Apoteosis de la injusticia. El colectivo A Pie quiere incendiar Madrid proponiendo una disolución violenta de las Cortes y la creación de una Asamblea Constituyente. Toma ya. Apoteosis de la violencia. Ya hemos superado los 6 millones de parados. Apoteosis de la resistencia civil que aguanta como puede. Entre la criminilazación de la movilización social, entre la llamada al golpe de estado de los radicales y entre la desesperación de muchos otros millones atrapados en medio, nadie se acuerda de que un día como hoy los portugueses despertaron de su pasado truculento, amanecieron a la modernidad, relegaron sin fisuras los métodos coercitivos del régimen más atrasado que había entonces en Europa (más incluso que el español de Franco) y se abrieron al mundo exterior. Y todo con una hermosa canción (“Después del adiós”) y con el gesto más revolucionario que se recuerda hasta ahora en nuestra reciente historia, la colocación de un clavel en la boca de los fusiles de todo el Ejército, claveles que al momento portarían millones de portugueses por todas sus calles. Sin un sólo gramo de violencia supieron decirle no a un régimen que hoy tiene su similitud con lo que estamos viviendo ahora, la imposición económica de una troika que no usa la sangre, pero sí el sudor del sur de Europa.

Un comentario en “Música y claveles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s