Un juguete, un chaquetón. Por Angelita Merkel

Queridísima Angelita:

Ante todo felicitarte por esta rotunda y nefasta victoria que de aquella manera y no otra, te has currado. Dicho esto, vengo a expresarte algo que desde que te conocí allá por tus primeras apariciones, me rompe el corazón. Yo sé que eres cicatera, digo, austera, desde que te parió tu padre el reverendo, que tú has contado muchas veces que de chica cuando se te partía un lápiz tu padre no te compraba otro, y que pasaste todo el frío del mundo porque no teníais ni pá carbón pá calentaros. También sabemos que haces la compra con tu carrito en el super detrás de tu casa y que nunca has entrado en una tienda gourmet. Pero desde que saliste elegida por primera vez, y durante toda la segunda legislatura, no te hemos visto nada más que con esas dos chaquetitas, la verde y la azul, que son iguales y estilo monjil. Bueno, también tienes la naranjita, pero esa nada más que te la he visto cuando tienes que ir a amedrentar, se te ve segura con ella. A mi se me parte el corazón de ver que no tienes que ponerte. Yo sé que en Alemania también hay piojitos como los de aquí pero tú no tienes tiempo, normal, todo el día pensando en el eurobono y los intereses de tu banca. Ahora, que en tu país no creo yo que haya un piojito como el que tenemos aquí en Algeciras, eso es la plataforma logística más grande del mundo de la falsificación. Te puedes comprar un levis güeno güeno por treinta leuros y hasta por veinte. Tú me dirás si no es un chollo. Cuando vengas a visitarnos te llevo pá que lo flipes.

Pero mientras tanto, que es lo que importa, se me ha ocurrido una idea y es que los españoles y sobre todos los andaluces somos un pueblo solidario de verdad, y nos da igual estar puteaos tela pero hacemos el bien sin mirar a quien. Hay varias iniciativas de resultados probados y excelentes. La de la recogida de ropa usada es la de los traperos de toda la vida pero para una canciller como tú me parece poco glamurosa. Así que me he decidido por la de “un juguete una ilusión”. Consiste en que vendemos cacharritos de esos de los que hacen pompitas de jabón; se venden a leuro, y todos los españolitos compramos uno con el compromiso tuyo previo de que nos dejes elegirte la ropita. Con eso dará para un buen fondo de armario, un conjuntito de prendas básicas, otras de más poner y otras más exclusivas con los colores de la fashion week de cibeles, y dará hasta para un paquete de lencería ultrafashion para cuando vayas a visitar a Putin, por ejemp. o a Rajoy, que a ese tú le pones pero tela. Ahora mismo me pongo manos a la obra y por todas las redes sociales voy a divulgar mi idea, ya verás la acojida tan favorable que tiene, que te digo yo que España para estas cosas es la hostia, lo mismo cojemos todo el chapapote del mundo que hacemos de ti una señora en condiciones. Tú fíjate que aquí cualquier concejalucha de cualquier pueblucho lleva loeves, guchis y chaneles. Y somos más pobrecitos que ustedes. Yo no digo que te vayamos a poner a ti como la Britney Spear o lady Gaga pero vamos a sacarte el mejor partido porque tú lo vales. Venga, manos a la obra que entre todos podemos, Y es por una buena causa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s