Gracias, ébola ¿Sabía alguien dónde estaba Liberia, Sierra Leona o el Congo?

Tragedia sin calificar, calificativos sin sustancia, el todopoderoso miedo, la estúpida reacción de la estulticia, la ignorancia alimentada de nuestro pueblo siempre con la boca abierta a despellejar a todo lo que no esté encuadrado en el sistema tan asumido como corrupto. Entró el ébola en España, sí, y por consiguiente lógica entró en  Europa: puta circunstancia, que Europa se dé cuenta ahora de que España es el primer país generador del ébola,  es frontera con Africa, para el  que no se haya dado cuenta de que somos el primer país propenso a la invitación de todos los virus que hay en ese continente perdido que es Africa pero que a nosotros nos suena tan cercano porque lo olemos y lo vemos desde que despertamos, todos los día. Que os jodan, europeos, si nunca nos hicísteis caso cuando los periodistas de este lado hablábamos en este lenguaje que os parecía distorsionado, y que luchaba por transmitir la idea de que ahí estaba Africa, con sus deficiencias sanitarias, alimentarias, humanitarias; y que por más que los humildes narradores de este lado de la frontera lo inténtabamos relatar, sin disponer de los grandes estados mediáticos, más que con la pura realidad de miles de personas que arribaban a nuestras costas, con los pocos, mediocres, aunque dignos centros de internamientos de inmigrantes, (un milagro es que el ébola no haya entrado mucho antes en territorio español, y con ello, europeo)… Sería muy duro decir que me alegro de todo ello ahora, pero sí puedo decir que me consuela que AHORA, después de decenas de años sufriendo el drama de la descompesación de ese gran continente que es el africano, AHORA, los putos y jodidos europeos le presten atención a ese mi continente vecino, aunque sólo sea porque les traiga un malvado virus. No había otra manera de que Occidente tomara consciencia de la forma inhumana en que vive esa parte de la inhumanidad. Y si tiene que ser a costa de que aquí caigan unos cuantos, esa es la ecuación, que igualmente, será injusta.

Imaginaros lo simple que es decir que la “culpa” la tuvo la enfermera, o el hospital, o la ministra, o el Estado español, (¿dónde estaban Francia, Alemania, Holanda, Reino Unido, Países Bajos cuando los europeos del sur, periodistas y ciudadanía, alertábamos de lo que pasaba en ese continente, y de que era necesario atenderlo?). Estoy bien segura de que hay gente que ha conocido el mapa de Africa muy recientemente, y que hasta ahora nunca le había interesado saber dónde está Sierra Leona, Liberia, ni el Congo.

Mi corazón está al lado de los niños y niñas que mueren por las calles, pero no sólo con ellos, sino con todos los africanos que han sido ninguneados hasta que, sin disponer de armas ni instrumentos, ni tan si quiera ideales de violencia, dieron la cara en nuestra sociedad con un virus que ningún ejército ni estación espacial estaba preparado para embatir. Ojalá esta puta desgracia haga cambiar las mentes y las estrategias de los inútiles que hasta ahora dominan el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s