Alegoría de esos mundos de dios, el mío mismamente

Todo un país pendiente de un grupúsculo.

Toda una infancia, la mía y la de mis congéneres, (política y socialmente hablando) hipotecada por unos pocos. Ya que no recuerdo jamás que nuestros políticos se preocuparan de Cádiz, de Mérida, de Albacete o de Murcia. Toda la vida pendiente de dos regiones, o mejor dicho, de unos politicuchos, los caciques de esas regiones, que han demostrado durante este tiempo que nada le importan el resto del país. En la trifulca, todos culpables, los que montan la tramoya, los orquestistas, los silleros, como decía Moratín, todos los pensadores secuestrados por ese teatro vil, y entretanto, y ya van siglos, aunque acentuado en las últimas décadas, se alimenta ese guión egoísta y faccioso en el que no sólo la mayoría quedamos fuera, sino que la mayoría ni si quiera tenemos nuestro lugar para ser escuchados. A lo más a lo que hemos llegado, los andaluces, por ejemplo, es a que nos califiquen como graciosos, flojos, y un pueblo, este, que no entendemos de las cosas importantes, aquéllas que son capaces de dominar a los dominantes.

Unos, usaron la violencia, deplorable. Otros, no han usado las bombas pero no sé qué es peor, porque las bombas al final se decomisan, pero “lo otro…”, el comecoco sociopsicológico puede parecer más sutil pero su efecto destructivo y aceptable; por parte de los pusinálimes, claro está ,… ya lo estamos viendo.

Mientras tanto, hay tanta gente que nos preocupamos de la comunicación entre los pueblos, de la ayuda al extranjero, de la profesionalización de la risa; tanta gente que nos interesa abrirnos hacia el mundo próximo y lejano, tanta gente que usamos el lenguaje para intentar fabricar planetas que no existen, pero en los que creeemos,… Pues sí, cuando era una niña ya estaba aburrida del mismo tema, que si la ETA, que si los catalonios, que si tanta mugre que no me ha dejado más que hartura. Y no es que una tenga nada en contra de los catalanes ni de los vascos, por supuesto, pero que a esto no se le ha puesto solución hasta el día de hoy y yo tengo mi derecho a decir que estoy harta. Me preocupan mucho más otros habitantes del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s